El Café Comercial de Madrid es uno de los emblemas de la ciudad. Uno con 130 años de historia a sus espaldas que reabrió sus puertas para demostrar que podía sumar otros tantos. Una nueva andadura con un espíritu remodelado, tanto en aspecto como en oferta. Una en la que la coctelería ha ganado un lugar propio.

Ajeno a todo, el Café Comercial de Madrid continúa siendo uno de los símbolos de la capital. Un local que echó la trapa hace unos años, para romperle un poco el corazón a todos los que lo consideraban un imprescindible en la Glorieta de Bilbao.

Y es que resultaba difícil renunciar a un espacio en el que el tiempo parecía haberse congelado en el pasado. Mucho más que una simple cafetería, un local con una personalidad propia que honraba sus raíces madrileñas. Uno en el que artistas y escritores ocuparon sus mesas, durante sus trece décadas de vida, dotando al local de una atmósfera intelectual que contagiaba a todos.

Café Comercial de Madrid

Afortunadamente, la despedida duró poco porque, solo un tiempo después, el Café Comercial de Madrid volvía a abrir sus puertas con un espíritu remodelado. Bajo el eslogan «original y castizo», su nueva vida hace honor a cómo se define. No solo continúa conservando esa raíz madrileña que lo convirtió siempre en un lugar distinto. Sin renunciar a su pasado, el Café Comercial de Madrid apostó también por la vanguardia. Una que mantiene vivo un espacio que se puede disfrutar en cualquier momento del día o de la noche.

A pesar de sus nuevos tiempos, el Café Comercial de Madrid mantiene la esencia también en el planteamiento de su diseño. Mesas de mármol, sofás, cortinajes de terciopelo y lámparas de cristal se conjugan homenajeando a la tradición del espacio. Y, a pesar de todos los recovecos en los que poder disfrutarlo, continúa teniendo una protagonista única: la imponente barra que preside el espacio principal del local.

Noches en el Café Comercial de Madrid

Es ahí donde Byron Vinueza sueña y juega a crear sus cócteles de autor. Unas recetas que se han convertido en su vida, tras llegar al mundo de la coctelería casi por casualidad. Y es que serían las referencias de sus amigos, profesionales de la hostelería, los que harían despertar su gusanillo. Una curiosidad que le guió, hasta formarse e informarse para dedicarse de pleno a esta profesión.

La historia de Byron es la de un bartender que quiso conocer más de su profesión. Una pasión a la que decidió entregarse conociéndola desde la sala para llegar, de la mano de grandes profesionales que ejercieron de tutores, hasta la barra. Un territorio que hoy es su hogar.

Byron Vinueza, bartender del Café Comercial de Madrid

Nombre del bartender: Byron Vinueza
Nombre del local: Café Comercial de Madrid

¿Cuál es el botánico o el garnish sin el que no podrías vivir? Son muchos, y cada cóctel tiene el indicado. Elegir solo uno sería como simplificar la historia de la coctelería. Pero, si tengo que elegir alguno, me declino por los cítricos.

El bartender ¿nace o se hace? Ambas cosas. Nace, porque si haces memoria recuerdas que desde siempre te ha llamado la atención la profesión. Y se hace, porque es imprescindible formarse. Tan imprescindible como que es la única forma de hacer de esta profesión tu vida.

¿Hacia dónde crees que evoluciona la coctelería en España? La evolución en España es muy amplia, pero creo que va a ser hacia cócteles con menor graduación alcohólica. También hay una tendencia hacia reemplazar siropes por licores caseros o de muy buena calidad. Y, por supuesto, reversionando los grandes cócteles clásicos. Además, el bartender está cada vez mejor formado y hace llegar ese conocimiento al cliente.

¿Qué es lo más divertido que te ha pasado detrás de la barra? Tengo muchos momentos, pero creo que más que un momento divertido prefiero hablar por uno alegre. Para mí, es una satisfacción haber convertido a mis compañeros de trabajo en amigos o, incluso, en parte de mi familia.

¿Por qué cóctel sientes especial predilección? Por el Negroni. Es como la vida misma: una mezcla de momentos amargos, dulces y secos. Unos que, juntos, convierten a este cóctel en un best seller de la coctelería.

¿Qué es lo que más te gusta de Brockmans? Es un punto y aparte en el amplio mundo de las ginebras. Se adapta a cualquier momento, y da un juego increíble en la coctelería. Además, está su imagen. Una imagen que refleja lo que muchos bartenders somos.

«Sacred Geometry», ¿por qué has llamado así a tu cóctel? La filosofía budista es mi doctrina de vida. La geometría sagrada está en todas partes. Por eso, he querido que este cóctel simbolice el universo y la esencia de la vida.

Cóctel del Café Comercial de Madrid

INGREDIENTES DEL CÓCTEL DEL CAFÉ COMERCIAL DE MADRID

  • 60 ml. de Brockmans Gin
  • 40 ml. de cordial homemade de pomelo y lima
  • Dos arándanos frescos

ELABORACIÓN DEL CÓCTEL

Machacar los arándanos. Mezclar todos los ingredientes en la coctelera con hielo macizo. Agitar enérgicamente.

Colar dos veces antes de servir en una copa tipo Coupette.

Decorar con una tira de piel de pomelo y una brocheta de arándanos.

Un cóctel refrescante, armonioso y complejo a pesar de la sencillez de su elaboración.

Una copa que refleja, además, el espíritu de ese nuevo Café Comercial de Madrid que hace gala de su pasado.