A punto de despedir el año, es momento de pasarle revista a las tendencias de coctelería que se imponen de cara a 2017. Tendencias que, a priori, configuran el panorama de los cócteles que podremos disfrutar a lo largo del próximo año y que parten de una máxima: la coctelería se ha impuesto ya como […]

A punto de despedir el año, es momento de pasarle revista a las tendencias de coctelería que se imponen de cara a 2017. Tendencias que, a priori, configuran el panorama de los cócteles que podremos disfrutar a lo largo del próximo año y que parten de una máxima: la coctelería se ha impuesto ya como un auténtico imprescindible de las mejores barras del mundo.

Lejos de ser una moda, la coctelería crece y se desarrolla día tras día de la mano de bartenders y mixólogos en todos los rincones del Planeta. Una evolución que ahonda, cada vez más, en propuestas novedosas en las que cada receta busca ir un paso más allá en la vanguardia de esta disciplina.

Curiosamente y a pesar de las tendencias, la coctelería continúa teniendo un mismo objetivo: convertir cada cóctel en una experiencia única e inolvidable.

Más allá de lo novedoso de las propuestas, que profundizan cada vez más en la utilización de ingredientes rompedores y ajenos a la coctelería tal y como estaba concebida hasta ahora, las tendencias que se imponen van más allá de con qué están elaboradas sus recetas.

CUATRO TENDENCIAS DE COCTELERÍA QUE MARCARÁN EL 2017

Si en los últimos años la gastronomía ha encontrado un hueco único, ensalzándose como auténtica experiencia y convirtiéndose en motivo de «peregrinación» por los locales más destacados para los foodies; la coctelería le ha seguido la pista. Atrás quedan los años en los que los cócteles eran únicamente recetas. Ahora son, además, el santo y seña de un determinado local. Una auténtica razón de peso para acudir a ellos y probar cada creación.

Pero más allá de esta consideración básica, descubramos qué novedades vamos a encontrar en las mejores barras del mundo en 2017.

El cóctel se convierte en plato

En los últimos años, la coctelería se ha convertido en una compañera inseparable de la gastronomía. Lejos de ser el aperitivo o el acompañante del postre, el peso de la coctelería está patente incluso con cada plato. Cada vez más, la coctelería acompaña a las propuestas gastronómicas como complemento inherente al disfrute de la receta.

Pero, además, la coctelería se ha convertido en plato. En forma de gelatinas o reducciones estas recetas han pasado a conformar los llamados cócteles sólidos. Una manera novedosa de interpretar la coctelería pero, también, de disfrutarla en cocinas de la talla de la de Joan Roca, Eneko Atxa o Paco Roncero. Además, esta solidez se cuela también en las copas como una manera más no solo de vanguardia sino, también, como aliado para jugar con las texturas.

Coctelería emocional, un paso más allá de la experiencia

Atribución: The Royal Taster

Atribución: The Royal Taster

Si uno de los hitos de los últimos años ha sido convertir una copa en una auténtica experiencia, las tendencias buscan llevarlo todavía más lejos. No solo es clave que cada receta despierte sensaciones únicas, sino que además ahora (y como sucede en la gastronomía) la mise en place se convierte en parte del disfrute de un cóctel.

Así, algunas de las coctelerías más singulares de Europa han comenzado a jugar con unas presentaciones que no solo acompañan al cóctel sino que, además, invitan a la curiosidad de quien lo disfruta.

Un claro ejemplo de esto es The Nottingham Forest en Milán: una coctelería que ha sembrado, quizás, la semilla de esta emoción más allá del sabor con presentaciones tan singulares como proponer el disfrute de un cóctel en una pequeña bañera (con pato de goma como acompañante), en tubos de ensayo o que juegan con mensajes dentro de supuestas galletas de la suerte que lo acompañan. Es más: incluso las tazas de porcelana han comenzado a ganar terreno como parte de la presentación de coctelería.

Los clásicos, más renovados que nunca

A pesar de la vanguardia, es imposible rendirse al peso de las recetas de coctelería clásica. Más allá de que fueran el germen de la actual evolución, renunciar a la importancia incluso histórica de estos antecedentes no forma parte de la actualidad.

Lejos de eso, entre las tendencias de coctelería de 2017 está dar a las recetas clásicas un giro de tuerca más mediante la presentación de algunos de sus ingredientes en forma de espumas, nitrógeno líquido o, incluso, congelados como helado.

Cualquier hora es buena para un cóctel

tendencias-cocteleria-cocteles

Si hasta ahora el cóctel respondía a dos momentos muy marcados del día (como acompañante de la tarde o, bien, antesala de la noche), se ha roto la jerarquía de horarios que pautaban cuándo era momento.

El cóctel se impone como la alternativa al vermut más clásico, como cierre de una buena comida o, incluso, como sabor de toda una velada. Una manera de reivindicar que, lejos de normas, cualquier hora es buena para dejarse sorprender por una creación de coctelería.

Cuatro tendencias para vivir doce meses. Un año en el que probar, saborear y despertar el paladar forma parte de la manera de vivirlos para cualquier hedonista que evite rendirse al placer de los sentidos.

Porque ¿por qué hacerlo pudiendo disfrutarlos?