De la mano del buen tiempo llegan esas veladas compartidas que tanto hemos esperado. Unas en las que la reunión se convierte en excusa para disfrutar de los sabores y la compañía. Para ese tipo de encuentros, hoy queremos proponeros esta receta de Camembert.

Seguro que a ti también te ha picado ese gusanillo que se despierta en el estómago cuando una reunión con amigos se acerca. Una oportunidad de reencontrarse que, en un buen número de ocasiones sigue un mismo ritual: sentarse alrededor de una mesa para disfrutar, primero de la gastronomía y después de un gin tonic que alargue la conversación sin mirar relojes. Si esa es tu manera de vivir esta época del año, no pierdas de vista esta receta de Camembert asado.

Un fantástico aperitivo con el que, si eres un gin lover, disfrutarás por partida doble. Por un lado, de la increíble cremosidad de este queso francés. Por otro, porque esta singular receta de Camembert involucra la ginebra como parte de su sabor final.

La creadora de este singular plato honra, así, dos de sus pasiones gastronómicas. Y es que  para Jane Arschavir, blogger inglesa de alimentación familiar, la ginebra es bebida de cabecera desde tiempos universitarios. Una época que queda muy lejos de su actual desempeño, como voz tras HodgePodgeDays, pero que sigue estando presente. Quizás porque es escritora habitual del Gin Festival del país inglés o porque también lo es del International Cheese Awards, fusionó dos de sus pasiones en esta receta de Camembert.

Una ideal para abrir boca en cualquier reunión veraniega. Pero, también, un bocado perfecto para acompañar de un gin tonic de Brockmans.

¿Cómo resistirse a esta propuesta?

RECETA DE CAMEMBERT CON SALSA FRESCA DE MORAS

Aperitivo de camembert con gin tonic

Ingredientes de la receta de camembert

Para el Camembert:

  • Un Camembert entero (en caja de madera)
  • Una ramita de tomillo
  • Un diente de ajo
  • Media cucharada de Brockmans Gin
  • Pimienta recién molida

Para la salsa:

  • 100 gr. de moras frescas o congeladas
  • Una cucharada de agua
  • Una cucharadita de azúcar
  • Una cucharadita de vinagre balsámico
  • Pimienta recién molida

Elaboración de la receta de Camembert

Precalentamos el horno a 200 grados. Desenvolvemos el Camembert para volver a colocarlo en la caja de madera, que nos servirá para emplatar. Con cuidado, cortamos en forma de círculo la parte superior del queso. Esparcimos un diente de ajo machacado, hojas de tomillo y pimienta al gusto. Añadimos la media cucharada de Brockmans y colocamos la tapa de queso.

Colocamos el Camembert sobre papel de aluminio y horneamos durante 25-30 minutos. Sabemos que es momento de sacarlo del horno cuando la parte central del queso se tambalee.

Mientras el Camembert se hornea, ponemos los 100 gramos de moras en una cazuela. Añadimos el agua y el azúcar, y cocinamos a fuego lento revolviendo regularmente. Cuando las moras estén deshaciéndose, añadimos el vinagre balsámico y la pimienta negra. Igual que añadimos la pimienta al gusto, podemos hacer lo propio al final de la receta de Camembert son el azúcar.

Una vez se haya horneado el Camembert, lo retiramos con cuidado del horno y volvemos a colocarlo en su cajita de madera. Decoramos con un par de ramitas de tomillo, y servimos con la salsa de moras como acompañamiento en una fuente aparte y pan tostado.

El resultado es un cremoso bocado lleno de matices aromáticos. Uno para saborear con la compañía de una copa en la otra mano.

¿Se te ocurre un tándem mejor que esta receta de Camembert y un gin tonic?