Es, probablemente, uno de los postres italianos más internacionales. Una delicia perfecta para culminar cualquier comida. Rendirse a su untuosidad forma parte de la receta. Y si además es tan original como esta propuesta e invita a estar acompañado de un gin tonic, imposible no hacerlo.

No hace falta ser un amante del dulce para amar este postre. Tan solo es necesario ser un amante de esas recetas lácteas que, aún guardando reminiscencias con el castizo flan, rompen por completo los esquemas. Imposible que la cuchara no vuelva a buscar otro bocado al plato. Y más imposible todavía cuando una receta de panna cotta viene aparejada de una interesante propuesta: ser disfrutado con un gin tonic.

Ese es el planteamiento con el que Sara Massarotto, más conocida como Miss Cocò Cupcake, ha creado esta receta de panna cotta. Como una ruptura con la tradición de este archiconocido postre italiano que, en lugar de su habitual acompañamiento de frambuesa, juega con los cítricos del pomelo. Una singular manera, la de esta blogger y foodie, de interpretar sus recetas jugando siempre a los opuestos y a la sorpresa.

Pero no solo eso. Esta singular receta de panna cotta hace de un postre un bocado apto para cualquier momento del día.

RECETA DE PANNA COTTA CON BROCKMANS

Por Sara Massarotto

Entendida la genialidad de esta receta de panna cotta, es momento de conocer cómo elaborar este postre originario del Piamonte. Un plato que, a pesar de las apariencias, no presenta mucha complicación a la hora de su elaboración. Y si esto no es suficiente atractivo, cuenta con otro más: es posible prepararlo con cierta antelación. La mejor manera de deslumbrar a amigos o familia en un encuentro.

Ingredientes

  • 500 ml. o dos tazas de nata líquida
  • 100 gr. o media taza de azúcar en polvo
  • Una cucharadita de vainilla
  • 8 gr. de gelatina sin sabor
  • Media taza de zumo de pomelo
  • Una cucharada de azúcar
  • 44 ml. de ginebra Brockmans Gin
  • Cáscara de pomelo
  • Romero o menta
Receta de panna cotta de pomelo con Brockmans

Elaboración de la receta de panna cotta

Método para elaborar la panna cotta

Verter un cuarto de la cantidad de nata líquida en un tazón y mezclar con siete gramos de gelatina sin sabor. Reservar.

Verter el resto de la nata en una cacerola, y mezclar con la cantidad indicada de azúcar en polvo. Cuando la mezcla comience a calentar, añadir la vainilla. Bajar a fuego lento y remover constantemente.

Agregar la mezcla de nata y gelatina preparada previamente.

Llevar a ebullición, con la precaución de que pueda quemarse. De ser así, tendremos que descartar la mezcla y volver a comenzar la elaboración de la receta de panna corta. Con la mezcla en ebullición y removiendo constantemente, mantener al fuego durante un minuto.

Cuando esté todavía caliente, servir en cuatro tazas o recipientes y esperar hasta que enfríe. Cuando hayan enfriado, meter en la nevera durante al menos seis horas.

Método para elaborar la gelatina de pomelo y Brockmans

Mezclar una cucharadita de gelatina, aproximadamente un gramo, con una cucharada sopera de zumo de pomelo. Reservar.

Verter el resto del zumo de pomelo en una cacerola junto con la cucharada de azúcar. Llevar a ebullición, reservar y agregar la mezcla de zumo y gelatina previamente reservada.

Dejar enfriar para agregar la cantidad indicada de Brockmans Gin. Mezclar y cubrir las raciones de panna cotta con la mezcla.

Volver a meter en la nevera hasta que la gelatina de pomelo sea sólida.

Decorar con una cáscara de pomelo y una rama de romero o unas hojas de menta, al gusto.

Y si ya de por sí esta receta de panna cotta suena al final perfecto para cualquier menú ¿por qué no hacerlo todavía mejor? Nos referimos a acompañarlo del Perfect Serve de Brockmans. Un refrescante gin tonic que maridará a la perfección con este delicioso postre.

La manera ideal de saborear todavía más esta receta de panna cotta que gustará a todos.