Pocos eventos pueden olerse y saborearse como Madrid Fusión. Una cita internacional obligatoria de la gastronomía sibarita, las tendencias y el buen paladar. Madrid vuelve a ser un año más y después de una década el nido de la creatividad culinaria. Lejos de ser únicamente un congreso de gastronomía, Madrid Fusión supone un punto de […]

Madrid Fusión 2013
Pocos eventos pueden olerse y saborearse como Madrid Fusión. Una cita internacional obligatoria de la gastronomía sibarita, las tendencias y el buen paladar.

Madrid vuelve a ser un año más y después de una década el nido de la creatividad culinaria. Lejos de ser únicamente un congreso de gastronomía, Madrid Fusión supone un punto de encuentro entre la vanguardia de los fogones y de sus sabores. Lo deja claro el cartel de este año y lo demuestran sus jornadas: la creatividad de la cocina española queda sobradamente demostrada. La imaginación al poder y al servicio del deleite gastronómico. Y, lo que es mejor, a disposición de cualquiera que decida formar parte de este encuentro.

A pesar de que comenzó ayer,  ya hay primeros titulares dispuestos a convencer mediante la sorpresa: el agua de mar como aliado en la cocina para ensalzar sabores, el caviar cítrico (similar a la lima en color y sabor pero que simila a las perlas del caviar), esencias líquidas de musgo o madera para lograr sabores distintos en los platos o los ingredientes liofilizados como aliados para potenciar todavía más los aromas. Y si las tendencias sorprenden, lo hacen más todavía las dos estrellas invitadas en esta edición: tanto el café (que, queda demostrado en este Madrid Fusión, también puede ser salado) y la cocina de Brasil están dando mucho que hablar entre los fogones.

La vanguardia mestiza de Albert Adrià, la revolución verde de Rodrigo de la Calle, la dulzura de la pastelería de Paco Torreblanca o la humilde magia de Elena Arzak (premiada en 2012 como mejor cocinera del mundo) son algunas de las filosofías culinarias que sus destacados representantes comparten con profesionales y aficionados durante estos días.

Una suma de Estrellas Michelín y Soles Repsol para disfrutar junto con algunos de los productos gourmet más exquisitos del mundo.

¿Para perdérselo?

Foto | Madrid Fusión