Raíces, pasión y visión artística son parte de la manera de mirar de Pablo Vega. Un director de cine al que Brockmans le propuso un reto: interpretar, en imágenes, las experiencias que despierta una ginebra Like No Other. Un punto de partida para crear “Spirit of the Night”, el tercer Art Film de la marca. […]

Raíces, pasión y visión artística son parte de la manera de mirar de Pablo Vega. Un director de cine al que Brockmans le propuso un reto: interpretar, en imágenes, las experiencias que despierta una ginebra Like No Other. Un punto de partida para crear “Spirit of the Night”, el tercer Art Film de la marca.

Enamorado del arte audiovisual, Pablo Vega sonríe al hablar de “Spirit of the Night”. No es solo su última creación cinematográfica sino, también, una de sus experiencias más personales como director. “Pocas veces”, dice el director, “una marca te da tanta libertad creativa como Brockmans y pocas veces, también, te plantea un reto como convertir en imágenes una experiencia en la que se involucran los cinco sentidos”.

Todo empezó con el reto que se le propuso a este director, arraigado en la creación artística como parte inseparable de sus trabajos audiovisuales en el mundo de la música, la moda y la publicidad. “Brockmans es una suma de sensaciones”, asegura Vega, “por eso mismo, este Art Film tenía que plasmar todas esas emociones que se viven al disfrutarla en su hábitat natural, la noche”.

art-film-brockmans-pablo-vega

LA ESENCIA DE LA NOCHE

“Brockmans es muchas cosas”, dice el director, “es transgresión, es sutil pero sobre todo es esa seducción que se desarrolla siempre con poca luz”. Un lugar que para Vega “tenía que ser protagonista del cortometraje, no solo como escenario físico sino, fundamentalmente, desde un punto de vista emocional”.

De esa fusión de atmósferas opuestas, de lo terrenal y lo emocional, nació “Spirit of the Night”: “una evocación al mundo de la noche, a esa mezcla de sensaciones de la seducción, la música y la sensualidad que envuelven la nocturnidad”.

Uno de los momentos de “Spirit of the Night”, rodado durante la celebración de A Night Like No Other de Sevilla

Uno de los momentos de “Spirit of the Night”, rodado durante la celebración de A Night Like No Other de Sevilla

El director plantea las sensaciones desde un punto de vista conceptual y emocional. Una manera perfecta, según Vega, “no solo de reflejar el sabor y la experiencia que supone Brockmans sino, también, de hacerlo con una visión artística”.

UNA METÁFORA QUE AHONDA EN LAS EMOCIONES

Spirit of the Night” es, en palabras de su director, “una auténtica metáfora” de las emociones nocturnas y de las sensaciones que despierta Brockmans. “Más allá de la atmósfera”, dice Vega, “este Art Film busca reflejar de otra manera las sensaciones que se sienten al sostener una copa de Brockmans en la mano”.

Un aspecto que Vega no dudó en plasmar a través de la danza: “ el movimiento de la ginebra es como el de la danza; en el momento que bebes y más Brockmans, con ese sabor tan característico, te dejas seducir y te abandonas a las sensaciones que despierta, al placer, a dejarte llevar”.

brockmans-spirit-of-the-night-pablo-vega

Un lenguaje, la danza, que además de su espíritu nocturno está reflejada en el Art Film también como parte de la identidad de Brockmans: “Baile Contemporáneo, Claqué, tonos de Hip-Hop e incluso de Breakdance no se unen por casualidad en el cortometraje”, dice Vega, “responden a un sabor y una botella que, a pesar de tener un punto clásico, tienen otra cara sofisticada y moderna, a un sabor vanguardista y tan rico en matices como lo son los diferentes estilos de danza”.

UNA AUTÉNTICA EXPERIENCIA PARA EL DIRECTOR

Al desafío de traducir en imágenes Brockmans, se le sumó otro que para este director supuso “una auténtica provocación”. “El rodaje de «Spirit of the Night» conllevaba un reto añadido”, dice Vega, “el hecho de rodar durante dos eventos, teniéndolos como escenario de rodaje, era muy original para mí y para los actores”.

El resultado: unos minutos con una factura estética cuidada hasta el mínimo detalle. “No es aleatorio”, dice el director de “Spirit of the Night”, “el mimo con el que se ha tratado el Art Film, a nivel de imagen y de producción, es el reflejo de una ginebra premium que transmite ese mimo incluso en el tacto de su botella”.

Sensaciones traducidas en imágenes, sabor convertido en emoción. La esencia de la noche plasmada en una espiritualidad mundana que da nombre a un Art Film que invita a sentir como lo hace Brockmans.