Sofisticación en bocados, purismo del sabor en tragos. La fusión se apodera de los paladares con curiosidad por descubrir.

Sushi y gin, nueva fusión gastronómicaSofisticación en bocados, purismo del sabor en tragos. La fusión se apodera de los paladares con curiosidad por descubrir. Sushi y gintonic, una sorpresa para saborear una alianza perfecta.

Puede ser simplemente cuestión de tendencia pero, cosas de las modas, el gintonic ha encontrado en el sushi uno de esos compañeros de aventura para explorar aromas y sabores. Pensemos, también, en que ambos (ginebra y sushi) combinan dos claves fundamentales para el éxito: mantener tradición adaptándose a la vanguardia. Cuestión de fusión, sí. Pero también de uno de los maridajes que permite redescubrir momentos gourmet de auténtico lujo.

Más que una oferta gastronómica, la combinación supone un abanico curioso de sabores y aromas que conjugan una experiencia peculiar. Un auténtico juego de opuestos que despliega con cada bocado y cada sorbo una galería de sensaciones: cítricos de la ginebra y la amargura de la tónica en contraposición con el salado de la soja o el pescado y el dulzor del arroz. Y sin límite: curiosamente, da lo mismo apostar por las piezas japonesas más puristas (los sashimis de salmón o atún) hasta los más innovadores (algo que incluye a esa nueva corriente del sushi que ha evolucionado hacia la comida mediterránea, sumando fruta a su propuesta).

A su ficha de cata en la que hay que detallar, además, esa sofisticación de texturas que añaden su propio protagonismo al sabor. Quizás por eso y por la elegancia que conlleva esta fusión, ya se ha hecho un hueco entre los amantes del gintonic como un pequeño placer a tener en cuenta.

¿Se puede pedir más para una experiencia de apenas un mordisco?

Foto | Moonsushi