Cercanía, elegancia y ambiente distendido son parte de la atmósfera de Le Noire: más que una coctelería situada en el Eixample barcelonés, un auténtico templo dedicado a la coctelería, especialmente de autor. Unas recetas que nacen de la mano de Marcela Rodríguez, su propietaria y Head Barmaid. Comenzando por su nombre y terminando por su ambiente, Le Noire […]

Cercanía, elegancia y ambiente distendido son parte de la atmósfera de Le Noire: más que una coctelería situada en el Eixample barcelonés, un auténtico templo dedicado a la coctelería, especialmente de autor. Unas recetas que nacen de la mano de Marcela Rodríguez, su propietaria y Head Barmaid.

Comenzando por su nombre y terminando por su ambiente, Le Noire es una auténtica invitación a saborear la noche. Un local en el que la modernidad de su espacio se conjuga con la exclusividad, como una auténtica suma perfecta para hacer que cada visita sea una experiencia inolvidable para sus visitantes.

A su refinado espacio (marcado por una decoración minimalista) se une un tándem de opuestos que conforma el auténtico sabor de Le Noire. Y es que, más allá del local, tras su barra conviven las recetas más clásicas de la coctelería con una carta de cócteles personales basados en ingredientes naturales, destilados premium y grandes dosis de creatividad de su Head Barmaid.

Coctelería Le Noire, Barcelona

Una mujer, Marcela Rodríguez, que desde hace casi cuatro años es el alma de este local en el que distinción y disfrute conforman un todo. De su mano e intuición como barmaid nació la que ya se ha consolidado como una de las coctelerías de referencia de la Ciudad Condal. Un espacio en el que juega con los sabores y las sensaciones de cada cóctel como parte del alma del local.

Su llegada al mundo de la coctelería comenzó en su Buenos Aires natal hace muchos años. Sin embargo, su carrera profesional estuvo enfocada durante otros muchos hacia el Marketing y la Publicidad. Una trayectoria que quedó aparcada cuando el espíritu cosmopolita de Barcelona le hizo dar un cambio de timón a su día a día.

Un viraje hacia el mundo de la coctelería que se consolidó cuando abrió el local que hoy es su laboratorio, su hogar y su ecosistema: Le Noire.

Marcela Rodríguez, Head Barmaid de Le Noiire (Barcelona)

Nombre completo de la mixóloga: Marcela Carla Rodríguez
Nombre del local: Le Noire

Describe tu bar en pocas palabras: Le Noire es una coctelería con un espíritu diferente. Cuando la creé, buscaba salir del modelo encorsetado de las coctelerías clásicas para tener un ambiente más distendido en el que puedas disfrutar de un cóctel, bailar o, simplemente, disfrutar de lo que traiga la noche. Un lugar para sentirte cómodo con los amigos y que, si hace falta, puedas llevarte recetas para prepararte un determinado cóctel en casa.

Lo mejor que has escuchado tras la barra de un bar: una conversación de una chica que descubrió a su marido con otra, la amante, y se dejaron de la forma más políticamente correcta que se pueda imaginar (se ríe).

¿Por qué crees que la ginebra es tan popular hoy en día? Creo que es popular porque en España la moda del gin tonic ha llevado a que la gente lo disfrute como si se tratara de un cóctel.

Si pudieras elegir una bebida antes de morir ¿cuál sería? Un Old Fashioned, porque se bebe despacio.

«Brockmans Apasionado», ¿por qué lo has llamado así? Por un lado, porque el cóctel es un reflejo de mi pasión por la riqueza de matices y aromas de Brockmans. Por otro lado, porque es precisamente la fruta de la pasión uno de los ingredientes más destacados del cóctel.

¿Cómo o con qué recomiendas disfrutar tu cóctel? Lo ideal, con fresas y arándanos con miel de Agave.

Cóctel "Brockmans Apasionado", la creación de Marcela Rodríguez (Le Noire)

Ingredientes

  • 50 cl. de Brockmans Gin
  • 10 cl. de licor de lúpulo orgánico Hops
  • 50 cl. de fruta de la pasión
  • 20 cl. de zumo de limón
  • 1 top de cava

Elaboración

Verter hielo en la coctelera con todos los ingredientes. Agitar y servir en copa de Martini después de realizar un doble colado. Cubrir con cava.

Para decorar, colocar un twist de limón.

Un cóctel de autor que rezuma la pasión de su creadora por la mixología y que se puede saborear, con poca luz, en las noches de un local que empuja a dejarse llevar por las sensaciones.