Ser el perfecto anfitrión se ha convertido en un auténtico must de las reuniones sociales. Conseguirlo no implica complicarnos la vida con recetas de coctelería que nos quiten el sueño. Basta, en realidad, con elegir unas tan sencillas de hacer como deliciosas

Cuando recibimos gente en casa, solemos mimar hasta el último detalle. Y, de un tiempo a esta parte, eso pasa por incluir en nuestra recepción recetas de cocteles que nos permitan dar la bienvenida o despedir una velada. Sin embargo, para muchas personas optar por ellas puede suponer un dolor de cabeza tanto por la complejidad de su ejecución como, en ocasiones, por el número de ingredientes que demandan.

Pues bien: rompamos una lanza a favor de la sencillez. Porque plantearse cócteles para hacer en casa no supone tener que hacer una compra de ingredientes que se asemeje, en términos de número, al desembarco de Normandía. En realidad, hay un buen número de recetas de cócteles con las que podemos brillar como anfitriones sin necesidad de dejarnos un riñón o tener que aprender de manera acelerada cocina molecular. Unos en los que ese «menos es más» se reivindica en cada trago.

Así que toma nota de estas recetas de cócteles con menos de cuatro ingredientes que puedes hacer en tu casa. Una propuesta que busca ser tu aliado en esas comidas o cenas que solo tienen un objetivo: hacer disfrutar a tus invitados y, lógicamente, que disfrutes tú sin más complicaciones.

RECETAS DE CÓCTELES CON POCOS INGREDIENTES

Antes de entrar en detalle sobre estas recetas de cócteles sencillas de ejecutar, un inciso. O, más bien, un consejo a tener en cuenta. Más allá de qué decidamos elaborar para nuestros invitados, es fundamental que velemos por la calidad de un ingrediente fundamental en la copa: el hielo. Por más que creamos que podemos prescindir de un hielo de calidad, nada más lejos de la realidad.

No solo es importante saber qué hielo usar para cada cóctel. También es crucial que éste esté libre de cualquier sabor ajeno que pueda enturbiar la copa. Y no solo eso: importante conocer la temperatura del hielo en coctelería. Un hielo que no esté en plenas facultades aguará nuestra copa antes de tiempo estropeando su disfrute. Y recordemos: la intención de estas recetas de cócteles con pocos ingredientes es, precisamente, hacer disfrutar.

Teniendo esto en cuenta, veamos algunas propuestas de sencilla elaboración que podemos hacer con menos de cuatro ingredientes:

1. Gin tonic, una de las recetas de cócteles por excelencia

Cócteles para San Valentín

No cabe duda: el gin tonic es uno de esos cócteles que nunca pasan de moda y que suponen, en sí mismos, un acierto absoluto. Lejos de cualquier complicación, cómo hacer un gin tonic perfecto es sencillo. Tan solo necesitaremos dos ingredientes fundamentales: ginebra premium y tónica de calidad.

Y sí: está claro que si añadimos una tira de algún cítrico nuestra copa puede ser todavía más completa, pero ojo con esto. Estamos hablando de sencillez, y la cosa no consiste en volvernos locos con los aderezos. Por más llamativo que pueda resultar a la vista, puede no serlo para el paladar. Por eso, el Perfect Serve de Brockmans es minimalista en este aspecto: basta con una tira de pomelo rosa y dos arándanos para saborear en plenitud su sabor.

2. Hot Apple Punch, un cóctel caliente perfecto para meses de frío

BM Hot Apple Punch

¡Apuesta por recetas de cócteles calientes para sorprender a tus invitados! A pesar de que cuando pensamos en coctelería lo hacemos irremediablemente en hielo, hay un auténtico universo de recetas calientes ideales para disfrutar de los combinados de otra manera. Una apuesta por recuperar una de las tradiciones más antiguas, ya que antes la mayor parte de los espirituosos se consumían así.

Si nos apetece ofrecer una bebida que caliente el cuerpo y el alma, la receta del cóctel Hot Apple Punch es la ideal. Solo necesitaremos Brockmans, zumo de limón y zumo de manzana caliente. Pocos ingredientes para disfrutar de un cóctel complejo y súper reconfortante.

3. Mocha Martini, para amantes de las notas a café

Cóctel Mocha Martini

Otra de esas recetas de cócteles que sorprenden y que son, sencillamente, deliciosas. Aunque es poco conocido, el café es una bebida ideal para crear combinados en coctelería. Y es lógico: es sumamente aromático, rico en matices y ligero a la hora de mezclar. ¡No se le puede pedir más!

Esta mezcla es perfecta para quienes busquen terminar una comida o una cena con un cóctel diferente y goloso. Uno en el que las notas del café y del licor de chocolate combinan a la perfección con los matices de Brockmans. Nada como echarle un vistazo a la receta del cóctel Mocha Maratini para que te hagas una idea de hasta qué punto puede ser un trago placentero para poner el broche final a cualquier encuentro.

4. Gimlet, una de las recetas de cócteles para hacer una y otra vez

Cóctel Gimlet

Es uno de esos clásicos que nunca se pasan de moda. Una de las recetas de cócteles inmortalizados por el cine que sigue estando de rabiosa actualidad. Como dice la canción, pasarán cien años y muchos más… y sobre las barras continuará estando esta icónica copa que sabe simultáneamente a pasado y vanguardia.

Más allá de que es un trago delicioso, lo que ha hecho que este cóctel siga siendo uno de los más demandados a nivel planetario es la extremada sencillez de su elaboración. Y es que la receta del Gimlet no deja lugar a dudas: Brockmans Gin, zumo de lima y sirope de azúcar. Un trío de ases para un trago ligeramente ácido, marcadamente cítrico y simplemente genial.

Cuatro recetas de cócteles con menos de cuatro ingredientes para cuatro paladares diferentes. ¿Cuál elegirías para sorprender a tus invitados?