El verano invita a disfrutar del aire libre, del ocio y de compartir tiempo con amigos. Algo que, con cócteles de verano, tiene un sabor todavía más especial. Para sacarle todavía más provecho a esas madrugadas, te proponemos cuatro deliciosas recetas para saborear la personalidad de Brockmans.

No en vano el verano es la estación del año más esperada. Una época en la que, al amparo de la temperatura, queremos vivirlo todo con intensidad. Una necesidad que, además, cuenta con la noche como especial aliada. Esa en la que todo puede suceder. Esa en la que el calor da una tregua y los sentidos nos empujan a lanzarnos a disfrutar de la nocturnidad. Y para ello, nada como hacerlo con cócteles de verano que le pongan un sabor propio a las madrugadas.

Y es que algo tiene esta época del año que incita a sacarle todo el sabor al calendario. A aprovechar esas noches cortas que se viven al máximo. Una auténtica invitación a saborear el tiempo exprimiendo cada minuto para transformarlo en horas.

Y, aunque podemos disfrutar de recetas de coctelería todo el año, algo tienen los cócteles de verano que saben todavía mejor. Quizás sea que cuentan con ingredientes intangibles como el disfrute o el tiempo libre. O quizás se traten de un auténtico emblema de esas noches en las que no hay prisa. Esas en las que, a la mañana siguiente, no va a sonar un despertador. O, en caso de que lo haga, nos dé igual arrastrar un poco de sueño.

Pero, más allá de esto, si algo hace de los cócteles de verano un aliado del mismo es su carácter refrescante. Una manera de paliar los grados de más del día. Una manera, también, de ponerle un sabor único a una noche.

4 CÓCTELES DE VERANO PARA DISFRUTAR DE BROCKMANS

Además del gin tonic, un auténtico clásico atemporal, hoy queremos presentar cuatro recetas perfectas para esta estación. Cuatro cócteles de verano que no solo refrigerarán el cuerpo sino, también, el espíritu. Y decimos esto porque es imposible no rendirse a estos sabores en los que recetas clásicas y otras de autor ofrecen aromas cítricos, frutales y hasta especiados.

Un abanico de sabores para encontrar en nuestra colección uno de tus cócteles de verano favoritos.

1. Aviation de Brockmans, una receta clásica desde otro prisma

Aviation, uno de los cócteles de verano de Brockmans

Uno de los cócteles clásicos por excelencia y, sin embargo, menos habituales en las barras. Curiosamente, su nombre quiso ser un homenaje al nacimiento de la aviación. Una referencia que nos da una idea de cuándo se creó este cóctel: nada menos que allá por 1916. Encumbrado en los años más brillantes del Savoy de Londres, cayó en el olvido cuando se modificó ligeramente. Y es que, al eliminar de los ingredientes la crema de violeta en un intento por modernizarlo, dejó de gozar del beneplácito de los clientes de este mítico local. No solo ganó amargor. Además, perdió ese sabor tan característico de su personalidad.

Para esta colección de cócteles de verano, Brockmans ha querido hacer un homenaje vanguardista de uno de esos clásicos que nunca pasan de moda. Algo lógico, ya que las notas de violetas son uno de los aromas más singulares de esta ginebra única.

Para disfrutar de esta receta de Aviation, añadiremos en una coctelera con hielo macizo:
– 50 ml. de Brockmans Gin
– 10 ml. de crema de violetas
– 15 ml. de zumo de limón
– 10 ml. de licor de marrasquino

Agitar enérgicamente.

Verter en una copa tipo Martini y decorar con una flor comestible de violeta, una guinda o un cubito de hielo con una mora en su interior.

2. Summer Negroni, un cóctel único para una estación única

Negroni de verano, uno de los cócteles de verano de Brockmans

Imposible no caer rendido ante de uno de los clásicos con más adeptos de la coctelería. La historia del Negroni es la de un descubrimiento casual. Uno bendecido con el paso de los años, y que cuenta incluso con un homenaje propio. Y es que, de la misma manera que existe el World Gin Day como celebración a nivel mundial, también se celebra la Semana del Negroni. La mejor de honrar una receta que nunca se pasa de moda.

Conservando la esencia de esta receta, Brockmans ha querido ir un paso más allá. Un giro de tuerca para hacer de este cóctel uno más refrescante, potenciando sus notas cítricas y añadiendo otras frutales que rompan el punto amargo característico del Negroni.

Para hacer esta receta de Negroni de verano, mezclar en una coctelera con hielo macizo:
– 50 ml. de Brockmans Gin
– 25 ml. de Antica Formula
– 25 ml. de Aperol
– Cuatro frambuesas machacadas previamente

Agitar enérgicamente hasta que esté frío. Servir con doble colado en un vaso tipo Old Fashionned sobre un cubito de hielo.

Decorar con una rodaja de naranja deshidratada.

3. Gin Kir, uno de esos cócteles de verano que hay que descubrir

Gin Kir, uno de los cócteles de verano de Brockmans

Aunque es poco conocido en nuestro país, el cóctel Kir es uno de los clásicos de la coctelería francesa. Concebido como un aperitivo, cuenta con uno de los productos emblema del país en su receta: el vino. Sin embargo, las interpretaciones del Kir dentro del país galo son de lo más variadas. Desde la receta bretona, que incluye sidra; al Kir espumoso de la región de Champagne. Diferentes maneras de interpretar un cóctel muy ligero que no por eso está exento de complejidad.

Sumando una más, Brockmans ha querido reinterpretarla en uno de sus cócteles de verano incluyendo la ginebra como parte de su carácter.

Para saborear este Gin Kir, añadir en una coctelera con hielo macizo:
– 50 ml. de Brockmans Gin
– 50 ml. de vino blanco
– 25 ml. de Lejay Crème de Cassis

Remover la mezcla hasta que esté frío. Antes de servir en una copa alta, colar.

Decorar con una brocheta de arándano y una uva blanca en el fondo de la copa.

4. Dama Floradora, una receta con mucha pasión

Dama Flora Dora, uno de los cócteles de verano de Brockmans

Aromas frutales para uno de esos cócteles de verano que sorprenden y apasionan. Y decimos esto último no solo porque uno de sus ingredientes sea el maracuyá o fruta de la pasión. Lo decimos, también, porque sus notas refrescantes son perfectas para atemperar la noche más cálida de verano.

Un cóctel de autor sumamente aromático, con el que ponerle un sabor muy especial a cualquier momento sin renunciar por ello a las notas singulares de Brockmans.

Para elaborar este cóctel para apasionados, introducir en una coctelera con hielo macizo:
– Nueve o diez trozos de melón cantalupo machacados previamente
– 15 ml. de puré de fruta de la pasión
– 5 ml. de ágave
– 50 ml. de Brockmans

Agitar enérgicamente.

Colar antes de servir en un vaso alto con hielo, y rematar con un dash de Ginger Ale.

Añadir el zumo de una fruta de la pasión con algunas semillas y remover.

Decorar con una rodaja de melón.

Cuatro cócteles de verano con el inconfundible acento de la personalidad de Brockmans. ¿Cuál te atreves a convertir en el sabor de tus noches de verano?