El otoño ya ha comenzado su reinado y, con él, la oportunidad de disfrutar de cócteles propios de la estación. Unos, como este Brockmans Blackberry Sling, que permitan saborear la esencia de esta época del año con uno de los frutos protagonistas de la tierra: las moras negras. Consideradas uno de los alimentos por excelencia del […]

El otoño ya ha comenzado su reinado y, con él, la oportunidad de disfrutar de cócteles propios de la estación. Unos, como este Brockmans Blackberry Sling, que permitan saborear la esencia de esta época del año con uno de los frutos protagonistas de la tierra: las moras negras.

Consideradas uno de los alimentos por excelencia del comienzo del otoño, las moras negras son por estas fechas una de las frutas más presentes en los bosques. Una baya natural rica en taninos que es, además, uno de los botánicos que forman parte de la suma de la receta singular de Brockmans Gin.

Aprovechando esa abundancia otoñal pero también las características de su sabor, Brockmans ha creado un cóctel especial para disfrutar esta estación: Brockmans Blackberry Sling.

Un cóctel para saborear la esencia de la tierra con la rotundidad del sabor de las moras y, también, para jugar con aromas tan singulares y mediterráneos como el del romero. Una suma especiada de sabores y perfumes para disfrutar del otoño con personalidad.

Cóctel Brockmans Blackberry Sling

Cóctel Brockmans Blackberry Sling

Para preparar un Brockmans Blackberry Sling, añadiremos en un vaso alto:

– 10 moras negras y una ramita de romero, que primero machacaremos y retiraremos después.
– Añadimos 50 ml. de Brockmans, 25 ml. de sirope de azúcar y 50 ml. de zumo de lima.
– Revolvemos para mezclar de manera uniforme.
– Cubrimos con hielo hasta casi el borde del vaso y añadimos soda.
– Decoramos con moras negras frescas y una ramita de romero natural.

Aromático, rotundo y perfecto para disfrutar de las tardes frescas de otoño al abrigo de un buen sillón y una mejor compañía. Un cóctel para vivir esta estación a la espera de la llegada del frío, contemplando cómo el otoño tiñe el paisaje y saboreándolo como se merece.

Con una música tan refrescante y cálida como este cóctel.