De origen desconocido (aunque todo apunta a un barman londinense del siglo XIX), el cóctel Tom Collins es uno de los clásicos de la coctelería. Tanto que incluso su nombre se utiliza para denominar un determinado tipo de vaso de trago largo. Brockmans reinterpreta uno de los mejores cócteles para combatir el calor, convirtiéndolo en […]

De origen desconocido (aunque todo apunta a un barman londinense del siglo XIX), el cóctel Tom Collins es uno de los clásicos de la coctelería. Tanto que incluso su nombre se utiliza para denominar un determinado tipo de vaso de trago largo.

Brockmans reinterpreta uno de los mejores cócteles para combatir el calor, convirtiéndolo en uno Like No Other.

Añadir en una coctelera con unos cuantos hielos:
– 45 ml. de Brockmans Gin
– 30 ml. de zumo de limón
– 15 ml. de jarabe de azúcar

Agitar, colar y verter en un vaso alto enfriado en hielo y añadir 60 ml. de agua carbonatada.

Decorar con una rodaja de limón y uno o dos arándanos.

Brockmans Tom Collins

Brockmans Tom Collins