Más allá de las tradiciones religiosas, esta época del año está llena de otras muchas de carácter pagano. Unas que honran la llegada del buen tiempo con diferentes celebraciones entre las que no puede faltar un cóctel de Pascua con elementos propios de esta fecha.

Se acercan unos días esperados por todos. Ese pequeño paréntesis de ocio que nos permite aprovechar el tiempo lejos de la oficina y de las rutinas diarias. Un momento perfecto para celebrar el tiempo libre con un cóctel de Pascua. La receta perfecta para darle la bienvenida al cambio de estación.

La Semana Santa es sinónimo de vacaciones, de creencias y de viaje. A pesar de esto, es curioso saber que estas mismas fechas tienen muchas otras lecturas menos conocidas. Unas asentadas también en la tradición y que, aunque forman parte de la imaginería de estas fechas, no identificamos como tal.

Precisamente una de esas costumbres arraigadas que desconocemos es la identificación de la Pascua con el conejo que se convierte en protagonista en estos días. Uno que, a pesar de contar actualmente con una connotación infantil, va mucho más allá.

Cóctel de primavera con zanahoria

Para entender el reconocimiento de esta figura como parte de la Pascua hay que remontarse muchos siglos atrás. Tanto que hay que llegar a la historia de los antiguos fenicios para comprenderla. Una época en la que los mitos paganos formaban parte de la manera de entender la vida. Sería entonces cuando, en los países germanos, surgiera el conejo de Pascua como símbolo de la primavera. Un icono que servía para homenajear la estación por excelencia de la fertilidad.

Curiosamente y a pesar del periplo que vivió la identificación del conejo con la Pascua, sería adoptado por el mundo anglosajón. Incluso fue adaptada: si los fenicios honraban con este animal a la diosa Asarté, los pueblos anglosajones la renombraron como Easter.

RECETA DE NUESTRO CÓCTEL DE PASCUA

Así que, sumándonos a ese ritual pagano de recibir esta esperada estación como se merece, hemos creado este cóctel de Pascua. Uno que honra también a ese símbolo propio del momento, incluyendo en su receta la zanahoria. Y es que, a pesar de ser un ingrediente poco común en las recetas de coctelería, su cariz dulce encaja a la perfección con la compleja intensidad de los botánicos de la ginebra Brockmans.

Curiosamente, este cóctel de Pascua es aparentemente sencillo. Tan solo cuenta con cuatro ingredientes en su elaboración. Sin embargo, su carácter refrescante se conjuga a la perfección con las notas dulces de la zanahoria y otro de sus ingredientes clave: el licor de albaricoque. Uno que suma sus notas aterciopeladas a las propias de Brockmans.

Cóctel de primavera para Pascua

Para hacer este cóctel de Pascua «What’s up Brock?», añadimos en una coctelera con cubos de hielo macizo:
– 50 ml. de Brockmans Gin
– 20 ml. de licor de albaricoque Lemay
– 25 ml. de zumo de zanahoria fresco
– Cilantro fresco

Agitamos enérgicamente. Colamos antes de servir en un vaso alto con hielo macizo.

Decoramos con el tallo y las hojas de la zanahoria.

Un cóctel de Pascua diferente, original y genuino. Un trago perfecto para homenajear todas esas tradiciones al margen de la religión que rindieron tributo a una de las estaciones más esperadas.

Un combinado ideal para deleitar esos paladares que ansían tener que volver a defenderse del calor. Un cóctel de Pascua para estos días o cualquier otro momento.