Son un elemento fundamental en la elaboración de cócteles. Conoce algunos de los cítricos para coctelería que no pueden faltar en una barra

Lejos de ser un accesorio, los cítricos para coctelería son un auténtico must. De su correcta utilización dependen muchos aspectos de un buen cóctel. Desde sublimar determinados aromas a lograr equilibrar distintas notas. Eso sí: imposible olvidar uno de sus objetivos fundamentales, que no es otro que lograr aportar una nota de frescor. Uno especialmente demandado en determinadas recetas de coctelería, como por ejemplo el gin tonic.

En las últimas décadas y de la mano del auge de la creatividad, los cítricos para coctelería han ganado presencia y peso en las distintas recetas. Un protagonismo lógico, ya que la versatilidad que ofrecer a bartenders y barmaids es única. Aunque que creamos que la única presencia de los cítricos en coctelería es adornar nuestra copa, nada más lejos de la realidad. Pueden formar parte de ella en zumos, infusionados o, incluso, como parte de jarabes específicamente creados para una copa. El único límite es la imaginación de cada persona.

Y no solo eso. Gracias a esa evolución que está viviendo la coctelería, son muchos los cítricos hasta ahora poco conocidos que se han colado en las barras reivindicando quedarse a formar parte de ellas. Y es que una copa puede ser, incluso, una manera de viajar. Una forma única y sensorial de poder disfrutar de sabores lejanos que, si bien para otros paladares son parte de sus rutinas, en los nuestros provocarán un auténtico despertar de sensaciones.

Por su importancia, veamos algunos de los cítricos para coctelería más utilizados. Una pequeña guía para saber qué no debe faltarnos la próxima vez que decidamos experimentar con recetas de cócteles para hacer en casa.

5 CÍTRICOS PARA COCTELERÍA QUE NO PUEDEN FALTAR

Elegir solo unos pocos de los muchos cítricos para coctelería resulta complicado. Y es que, más allá de los clásicos, hay otras tantas variables que abren las puertas a un universo de experimentación. Un escenario ideal para quienes buscan ser sorprendidos con nuevos aromas y matices.

Por eso y a pesar de que hay algunos cítricos para coctelería que sí o sí hay que mencionar, nuestra intención hoy es ir un paso más allá. O, dicho de otra forma, ahondar en esos otros cítricos que comparten nombre pero que presentan una personalidad sustancialmente distinta.

1. Naranja, uno de los cítricos para coctelería básicos

Naranja, uno de los cítricos para coctelería más utilizados

Es, sin lugar a dudas, uno de los cítricos para coctelería más utilizados. Sin ella, no comprenderíamos cócteles tan icónicos como el Negroni en cualquiera de sus múltiples versiones. En líneas generales, la naranja valenciana es la más recurrente en las barras. Y la razón es lógica. Hablamos de un cítrico suave con unas notas muy características a madera y caramelo.

En los últimos años, hay otra variedad de naranja que ha ganado terreno. Nos referimos a la naranja sanguina. Un cítrico para coctelería que guarda diferencias sustanciales con su familiar valenciana. Por un lado, el sabor. Su principal característica son los toques melosos, tostados y dulces. Una mezcla equilibrada y deliciosa de notas dulces y amargar. Por otro, su color. Alejada del naranja característico, estos cítricos para coctelería tiene un tono rojizo.

2. Limón, otro de los cítricos para coctelería más habituales

Limón, uno de los cítricos para coctelería más utilizados

¡El único de los cítricos de coctelería que, sí o sí, estaba presente antes en la barras! La potencia aromática del limón habla por sí sola. Y, de hecho, es tal que su único empleo era habitualmente en pequeñas tiras con pulpa o en twists de piel. Como mucho en zumos, y en moderadas cantidades.

Sin embargo, el relevo del limón tradicional ha llegado de la mano del limón persa. Una variedad con un sabor increíblemente amargo y cítrico. A pesar de que guarda un increíble parecido con la lima, hay dos notas que los diferencian. Este limón exótico no es tan ahumado ni tan dulce. Lo más significativo del limón persa es que presenta notas picantes.

3. Pomelo, uno de los cítricos para coctelería de reciente incorporación

Es, de entre todos los cítricos para coctelería, el de uso más reciente. Mientras que en otros países el uso del pomelo está más que extendido, en España ha tardado más en incorporarse a la alimentación. Sin embargo, su presencia en las barras se ha impuesto por sus increíbles notas características.

Pero más que el pomelo al uso, es el pomelo rosa el que ha encontrado su hueco entre los cítricos para coctelería. Y las razones son variadas. Por un lado, cuenta con una impresión limpia. Por otro, tiene un sabor ligeramente amargo con un toque punzante sumamente agradable. Dos factores que lo convierten en aliado de excepción para intensificar sabores amargos y ácidos de una receta. O, como en el caso del Perfect Serve de Brockmans, para ensalzar su carácter refrescante.

4. Lima, un clásico entre los clásicos

Es uno de los cítricos para coctelería con más tradición. Y con toda la lógica: su sabor cítrico y ácido es súper reconocible y agradable. Algo menos conocido es que cuenta con ligeros toques de madera. Unas que aportan notas de naturalidad y frescura.

5. Bergamota, uno de los cítricos para coctelería más desconocidos y más utilizados

Uno de los cítricos para coctelería más singulares, tanto por su forma como por su abanico de aromas y perfumes. Y, a pesar de que está presente en muchas más recetas de las que conocemos, es sumamente desconocido. Su principal virtud es un aroma floral, fresco y cítrico. Un abanico de perfumes que bien recuerda a una mezcla entre lima, limón y pomelo.

Su intensidad cítrica es importante, por lo que su uso suele ser comedido en las recetas de coctelería para no acaparar el protagonismo.